FRATERNIDADES

Las Fraternidades Carmelitanas, de la Provincia Nuestra Señora del Carmen, están conformadas por ocho grupos fraternales en Colombia y dos en Chile. Se reconoce al interior de cada Fraternidad el crecimiento en la experiencia de Fe y la vida compartida entre laicos y hermanas, formando, de tal manera, una fraternidad que hace resaltar el Carisma y Espiritualidad de la Congregación de las Hermanas Carmelitas Teresas de San José.

Los encuentros nacionales, zonales y locales, así como las reuniones del Equipo Coordinador, dos veces al año, han ido proponiendo directrices comunes que nos han ayudado a organizarnos y a elegir y asumir un proyecto formativo común: “Que todos sean uno”.

Nos regimos por los estatutos, documento que hemos enriquecido con la experiencia vivida a lo largo de los 20 años de funcionamiento de las fraternidades carmelitanas en Colombia.

El hecho de haber participado, un grupo de fraternos, en el IV Capítulo Provincial de la Provincia Ntra. Sra. del Carmen, nos permitió tomar algunas decisiones a favor de las Fraternidades Carmelitanas con el apoyo de las Hermanas Capitulares.

La Fraternidad nació en el año de 1997 motivadas por la Hermana Anunciación Gil Tomé, Superiora General, quien encargó a la Comunidad de Bogotá en la persona de la Hna. María Purificación Pérez directora, en aquel entonces, del Colegio El Carmen Teresiano, de continuar el legado de las dos Teresas, compartiendo su misión y carisma a través de la formación de un grupo de laicos. La idea fue tan interesante que ex – alumnas y profesores del Colegio El Carmen Teresiano sintieron la necesidad de formar una Fraternidad unida por lazos de amor y amistad.

Camino de Emaús es nuestro emblema, reconociendo que Emaús es una escuela de acompañamiento, un proceso en el que Jesús se acerca a los discípulos que están desconsolados y les ayuda a entender las escrituras, es así que nuestro grupo demuestra el camino que estamos construyendo al compartir con nuestros compañeros de la mano con Jesús, quien es nuestra Fe y esperanza.

Camino de Emaús se conforma de doce laicos y la Hermana asesora Carmen Cecilia Ortiz Díaz, todos comprometidos con la formación Espiritual, personal y con la necesidad de crecer cada día más en nuestro compromiso Laical.

 

Desde la experiencia vivida en Bogotá se nos hace una invitación liderada por la hermana Carmen Cecilia Ortiz, para conformar una Fraternidad, en Medellín-Casa Noviciado, unida por el Carisma que nos permite entrar en oración bajo la palabra de Dios. Israel nació en el año 2000, significa “Fuerza de Dios” describe a nuestra Fraternidad como un grupo que sigue a Jesús para proclamar el Evangelio al estilo de las dos Teresas, reconociendo a Cristo como camino de vida y fe. Somos un grupo conformado por 17 laicos y una Hermana, caracterizados por nuestra sencillez, oración y heterogeneidad.

Somos la fraternidad BETANIA de Cúcuta, bautizada con este nombre a partir del año 2016. Betania significa casa de Dios, casa de armonía, lazo de familia. La fraternidad se inició en el año 2000. Ya son 18 años compartiendo la mesa fraterna, unidas en oración y enriqueciendo nuestra vida con la espiritualidad de nuestras Madres Fundadoras. Nuestra fraternidad está conformada por una hermana asesora y trece integrantes, comprometidas con el anhelo de consolidar el reino de Dios, para ello, nos reunimos una vez al mes y se planean dos retiros espirituales al año para compartir y vivir la palabra.

La Fraternidad Carmelitana: “ESTRELLA DEL MAR” de Sonsón, está conformada por 8 personas y una Hermana. Su inicio fue en febrero de 2009. Nos reunimos cada 15 días. Nuestro nombre Estrella del Mar nos mantiene en sintonía con la Virgen María, que como estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo. Participamos activamente de las fiestas patronales de la Congregación y en otros eventos y actividades programadas por la Comunidad y el Hogar Teresa Toda de Sonsón. Hemos sido puntuales y hemos avanzado en las temáticas de formación propuesta por la Congregación para las Fraternidades Carmelitanas.

Nuestro nombre AIN KAREM, nos insta a seguir construyendo el desafío de ser lugar en donde se encuentran las personas de fe como María e Isabel. Estamos llamados a ponernos en camino para ir al encuentro del otro, a ser capaces de expresar con nuestra vida un canto agradecido a Dios, que nos ama entrañablemente. A ir delante preparando el camino para que Jesús sea amado y conocido, como nos lo enseñan nuestras Madres Fundadoras Teresa Toda y Teresa Guasch.

La Fraternidad Carmelitana: Ain Karem de El Melón (Chile) está conformada por 13 personas, la mayoría profesores del Colegio Santa Isabel y por dos Hermanas. Aunque inició su conformación en 2012, ha tenido intervalos de funcionamiento y otros de receso. En la actualidad se mantiene con un ritmo más constante de formación, hemos avanzado notablemente durante el 2016 y 2017. Nos reunimos una vez al mes y nos sentimos más afiatados, confiados, seguros y con deseos de crecer como Fraternidad en Chile.

La palabra hebrea Shekinah, significa: LA GLORIA VISIBLE DE DIOS. Era un resplandor muy fuerte de Luz que se revelaba en algunas épocas, donde acontecía un Pacto entre Dios y un hombre, los hebreos, o la humanidad en general. Se daba en el Templo Tabernáculo y la primera vez en el monte Sinaí a Moisés. En Hageo, Dios dice al pueblo que “la Gloria (Shekinah) de esta postrera casa será mayor que la primera”.

Y fue exactamente lo que se cumplió en la encarnación de Cristo, Él ya es, la Gloria de Dios entre los hombres. La motivación para elegir el nombre fue sentirnos llamados a degustar tanto de la presencia de Dios en nuestras vidas, que alcancemos, por su gracia, ser su Gloria Visible para otros. En nuestros inicios, año 2013, fuimos un grupo de vecinos, todos laicos, que cada martes teníamos encuentros vivos con la Palabra y el hermano. Pero, en febrero de 2015 fuimos invitados por Dios a configurar la pequeña comunidad de fe, en una Fraternidad Carmelitana.

Hoy somos una Fraternidad con experiencia de Dios, comprometida, perseverante y orante. Sedientos de la Palabra de Dios, enamorados del Carmelo y la unidad con la Iglesia. Juntos hemos tenido la experiencia de programar y liderar un campamento misión, Fue una experiencia edificante y reveladora: los fraternos laicos, si podemos y si queremos ser, no sólo corresponsales con la iglesia, sino ser “responsables” de la viña del Señor.

Juntos también unimos esfuerzos para seguir apoyando el sueño de la “Manito de Dios”, queremos y soñamos con llegar a muchos necesitados propios y ajenos, con una ayuda material y espiritual, en el nombre del Señor. Esto es pasar haciendo el bien en la tierra “siempre bien y con sencillez”.

En octubre de 2015 inició la fraternidad carmelitana SAREPTA en Bucaramanga. La conformamos personas del barrio, cercanas a las Hermanas y algunos empleados de los Hogares Teresa Toda. Adriana Bedoya, Coordinadora Nacional, con la Hna. Juana Calderón, Superiora de la Comunidad, impulsaron su inicio. Actualmente la conformamos 17 personas y una Hermana.

Elegimos el nombre de SAREPTA porque en ese texto bíblico se reflejó la ayuda de Dios a Elías por medio de una viuda que le dio de comer (1 Reyes 17, 9-24). Y entre nosotros queremos ayudarnos y ser solidarios.

Somos un grupo orante, reflexivo y festivo. Participamos en celebraciones religiosas, carmelitanas y de la fraternidad; y tenemos nuestros encuentros y reuniones periódicos. Todo ello nos va ayudando a crecer como un grupo fraterno, nos fortalece en la fe y en la espiritualidad carmelitana.

Seder, “Semillas del Reino”, dio sus primeros frutos aproximadamente hace 15 años cuando acompañábamos los grupos apostólicos que las Hermanas de El Zulia tenían en ese momento, esto motivado por la necesidad de compartir y vivir el carisma de las dos Teresas. En el año 2015 la Hna. María Lourdes Marco Playá junto, con la Coordinadora Nacional de Fraternidades, motivó al grupo para que pertenecieran a las Fraternidades Carmelitanas y desde ese instante nos hemos propuesto como meta que la Semilla del Reino crezca y dé frutos.

En este momento, la fraternidad carmelitana Seder la conformamos 7 laicos y una hermana, teniendo el deseo de proyectar el carisma de las Dos Teresas a través de la participación en las Fiestas patronales, el trabajo conjunto del PLEP y la invitación a personas que deseen entrar en comunión y oración con Jesús.

Semillas del Reino se fundamenta en Jesús como centro de la fraternidad. La Palabra, la Oración y la unidad, entre todos los integrantes, es lo que nos caracteriza, permitiendo compartir la doctrina ofrecida por las Hermanas Carmelitas Teresas de San José.

Seder quiere hacer memoria agradecida de tres fraternas que nos acompañan desde el cielo: La Hna. María Nubia Gómez Gómez, Elda Marina Reyes y Margarita Romero.

La fraternidad Shalom, conformada por 14 personas, inició su andadura el 9 de abril de 2016, en Bogotá-Casa Provincial. Shalom significa paz. Elegimos este nombre porque queremos contribuir a la consecución de la paz en Colombia.

Podemos afirmar que la paz nos convoca, nos une y nos compromete. Nos reunimos quincenalmente. Nos destacamos por ser un grupo organizado, alegre y orante.

Necesitamos profundizar más en los temas formativos, mejorar la comunicación, la constancia y la comunión al interior del grupo. La oración, la reflexión y la solidaridad fortalecen nuestra espiritualidad y proyección.

La Fraternidad Carmelitana: Agar de El Melón (Chile), está conformada por 8 personas cercanas a la Comunidad, la mayoría exalumnas del Colegio Santa Isabel y por dos Hermanas. Es una Fraternidad en proceso de conformación, nos reunimos una vez al mes, los segundos sábados desde octubre de 2017. Tiene su organización interna.

AGAR representa a la mujer de fe, que a pesar de todas las dificultades que experimenta, sabe escuchar a Dios y le responde con fidelidad y entrega.

Es la primera mujer que experimenta la teofanía de Dios en el pueblo de Israel, es la protegida de Dios, asume con libertad su condición de esclava y representa el encuentro de Dios con los desposeídos del pueblo de Israel.

Esta nueva Fraternidad, crece con la alegría de ser la protegida de Dios en todo momento, y desde ahí estamos comenzando nuestro peregrinar como Fraternidad Carmelitana.